Reglas del Ajedrez

El objetivo del juego de ajedrez es ganar atrapando al rey del oponente, lo que se conoce como Jaque Mate. Las piezas blancas siempre mueven primero y los jugadores alternan los turnos para mover una pieza por vez. Es obligatorio realizar un movimiento por turno.

Cada tipo de pieza tiene su propio método de movimiento. Las piezas pueden moverse a otra posición o pueden capturar una pieza del oponente. Esto se hace cayendo sobre el casillero correspondiente con la pieza y quitando la pieza del otro jugador, con lo que se la elimina del juego. Con excepción del rey, las piezas no pueden moverse sobre o a través de las otras piezas. En los torneos, una vez que un jugador ha tocado una pieza debe moverla, esta regla no se sigue de forma estricta en los juegos amateur.

Hay ocho peones en cada lado del tablero. Son la pieza de menor poder sobre el tablero, pero tienen el potencial de igualar a las más poderosas. Los peones no pueden moverse hacia atrás ni hacia los lados, sino que deben moverse en línea recta hacia delante, a menos que tomen otra pieza. Generalmente, los peones se mueven una casilla a la vez, excepto la primera vez que se mueven cuando pueden moverse dos casillas.

La torre es una de las piezas más poderosas. Puede moverse cualquier número de casillas en línea recta pero no puede moverse diagonalmente. La simplicidad del movimiento de la torre es lo que la hace poderosa. Puede cubrir un área significativa del tablero y no hay ninguna área en la que una pieza del oponente, moviéndose un lugar a la vez, pueda esconderse.

El caballo es la única pieza que puede saltar sobre otras piezas. Esto le da un nivel de flexibilidad que la hace poderosa. Se mueve una casilla a lo largo de cualquier fila o columna y luego en ángulo, es decir, una L en cualquier ángulo horizontal o vertical.

El alfil es una pieza poderosa que puede moverse en diagonal en cualquier dirección hasta que se tope con otra pieza. Debido a la naturaleza de su movimiento, el alfil permanece siempre en las casillas de un mismo color.
La reina es sin dudas la pieza más poderosa en el tablero. Puede moverse la cantidad de casillas que desee en cualquier dirección, barriendo con cualquier obstrucción. Captura del mismo modo en que se mueve, reemplazando a cualquier pieza que se interponga en su camino.

Aunque el rey no es la pieza más poderosa del tablero, es la pieza más vital ya que una vez que se pierde al rey, se pierde el juego. Solo puede moverse una casilla a la vez en cualquier dirección. Solo existe una restricción a sus movimientos: no puede moverse a una posición en la que pueda ser capturado por una pieza del oponente. Debido a esta regla, dos reyes no pueden nunca permanecer uno junto al otro o capturarse uno al otro.


Close